domingo, 13 de abril de 2008

La dichosa dieta



Y después de los pestiños, las monas y pasteles de cumpleaños ha llegado la cruda realidad... Que me estoy engordando mucho y muy rápido. Bueno, no le voy a echar toda la culpa a los dulces, ya llevo tiempo intentando ponerme en serio cosa que desde que he tenido a mi hija no consigo. Antes hacía dietas más estricta, asesorada por una profesional y todo muy controlado, pero es lo que me dijo mi madre que todo lo sabe :"hay..., cuando te cases no vas a hacer nada de dieta porque es muy fácil cuando te ponen el plato en la mesa" Yo le respondía que lo mismo daba... Pero es cierto, por enésima vez..., mi madre sabía lo que decía.
Sé que esta vez es distinta a las demás, así que me lo voy a tomar con calma. Sé que lo que más me engorda es el picoteo porque en casa no hacemos nada de grasas ni cerdo en las comidas. Todo más bien a la plancha y pasta, mucha pasta y salsa a la pimienta... Bueno, que me pongo mala...
La dietista, una chica muy, muy, muy maja me dio una dieta bastante buena, que casi se puede comer de todo. La primera semana es bastante difícil, pero no te quedas con hambre. En una de las cenas me indica una tortilla francesa de un huevo con atún natural y un tomate en crudo con queso fresco tipo "Burgos de Arias" y de postre un yogurth desnatado. La verdad, es que no es para pasar hambre.
Y como me costaba empezar, he decidido hacerlo de una forma original. He aquí este tomate relleno de todo lo que os he comentado. Es una forma divertida de hacer dieta y no ver en el plato una simple tortilla con atún, queso y tomate....
Ingredientes


2 tomates para ensalada grandecitos
1 huevo
1 lata de atún natural, en su jugo
1 tarrina individual de queso fresco "Burgo de Arias" 0% materia grasa
Preparación


  1. Le quitamos a los tomates el "rabillo" y la parte de abajo con un cuchillo bien fino.
  2. Vaciamos los tomates y lo ponemos en un plato a parte.
  3. En una sartén con dos gotas de aceite de oliva, echamos el huevo y lo hacemos tipo revuelto, cuando ya esté listo, echamos la lata de atún bien escurrida y mezclamos un ratito.
  4. Apartamos del fuego y le echamos la carne de los tomates que habíamos reservado.
  5. Mientras, cortamos el queso a trocitos y lo introducimos dentro de cada tomate, un poquito.
  6. Añadimos la mezcla del huevo al interior y adornamos con otro poco de queso por encima y un poco de orégano.
  7. Depende del tamaño del tomate sobrará mezcla, pero se puede comer a parte.

A ver si continuo así... De momento... He empezado hoy... Sábado...


3 comentarios:

Belen dijo...

lo sencillo que es este plato y lo bien que queda,te ha quedado una presentacion buenisima,y super sano,un saludo.

Maria José dijo...

Asi sí que apetece hacer dieta jejejeje. Muy rica tu lasaña. Siempre la he hecho de carne. Tendré que probar con las berengenas. Hasta luego!

El Secretario dijo...

Hola.

Llegamos aquí desde el HEMC.

Es una manera muy curiosa y atractiva de "seguir la dieta".

Tiene un aspecto delicioso y además, tan sano, que dan ganas de comérselo.


Saludos y buen provecho.